Crônicas,contos e outros textos

PÁGINA PRINCIPAL LISTA DE TEXTOS Edith Goel


COMPARTILHAR FAVORITOS ver profile do autor fazer comentário Recomende para um amigo Assinar RSS salvar item em delicious relacionar no technorati participe de nossa comunidade no orkut galeria relacionar link VerdesTrigos no YouTube fazer uma busca no VerdesTrigos Imprimir

São Miguel das Missões Verdes Trigos em São Miguel das Missões/RS - Uma viagem cultural

VerdesTrigos está hospedado no Rede2

Leia mais

 




 

Link para VerdesTrigos

Se acha este sítio útil, linka-o no seu blog ou site.

Anuncie no VerdesTrigos

Anuncie seu livro, sua editora, sua arte ou seu blog no VerdesTrigos. Saiba como aqui

Amor a la ciudad vieja

por Edith Goel *
publicado em 10/02/2006.

Nunca quise vivir
en un lugar de piedras muertas

pisé el aire bíblico crucé la frontera y me interné
en los mil y un días del desierto.

las aguas jamás se separaron bajo mis plantas y la antártida se convirtió en un viejo almacén de mentiras frías el Titanic recuperó su mirada atónita la punta del iceberg surgió de un mar salado y muerto las siete plagas las siete vacas flacas los huesos trizados de una hamaca cruzaron sin volver sin preguntar los nombres la hora ni el color de los ojos que aún me quedan

las callejuelas mudan el encanto en un espanto en una turbia producción de terror televisada entrevistada prime time de las culpas apoltronadas en un cómodo sillón de escandinavia o boston o amsterdam

el miedo que sentimos en la boca antes de empezar el día afuera es un bello item muy feng shui en el paisaje de CNN o BBC o NBC o esas siglas que nunca desnudan los pequeños nombres del dolor de cuerpo y alma

llegué a mi isla de especias hubo explosiones
Las piedras vivas rompieron el hechizo
Mor vekinamón
Pisamos la Tierra de Nadie
Las piedras rodaron
Se cerraron los portales de mis ciudades encantadas

Las piedras taparon los labios de nuez
Mis senos se poblaron de buitres y un pulular de ghettos estalló en mis huecos

Bajé a la costa

La espuma del Mediterráneo bendijo mis sentidos

No somos los favoritos de Dios los mártires las víctimas diablos ni ángeles somos de piel y semillas fundemos en los sueños el color irrevocable y venoso de este gran dolor sin patria ya no soy espuma nostágica soy mar soy mar soy mar la intifada corre en mí como el pedregullo dormido en el seno de un río unívoco alguien se balancea roza mi seno mis vísceras un curandero filipino extrae la sangre de la tierra y la mezcla con la entraña mi vientre se unta de un río que no cesa En esta oscuridad la vida nos repite no escuchamos no tocamos no vemos dónde esta la compasión

Jerusalén
de espaldas al desierto

Dónde está la ruta
Tajana Mercazit
Quiero ser por fin
un labio sin orquesta.

Bañar los panoramas con el ardor de un himno
que todos saben pero callan.

Un homenaje a esta encrucijada La estación de los transportes y las mudanzas las lejanías los huesos se transladan vagan por mapas y estaciones sin luz hacia dónde cuándo la canción grasosa plagiada pirata resonará en los oídos en los cuerpos quién se ofrecerá esta tarde desde el oro de ukrania agitada desde el muro de la supervivencia ella sabía no sabía quería no eligió este burdel eligió este burdel decenas de cuerpos desfilan y ruegan y ellas transladan sus vísceras hacia cercanías terminales con cargamentos de billetes intocables resbaladizos tardes pringosas de tajaná mercazit * siempre en las vísperas de una sensualidad la carne ajena siempre ajena tan ajena tan ajena siempre algo se roba a los cuerpos el cuerpo se envuelve en un sudor que no acompaña ninguna mejoría no hay curación en el andén llegará otro cuerpo otro cuerpo otro andén otra cortina roja otra puerta vaivén otro tren de lejanías

Quiero apoltronarme en la ciénaga de un hogar
y recuperar el grito de un pasajero que metió su mano
en el bolsillo buscando la moneda
y ahora...

Vagan por el espacio sin frontera por fin su mano su alma
Una médula transporta el líquido como el presente de una víbora tenaz que desciende incólumepor una escala
Hécate protege mi epidermis
mis coros mis enmiendas.

Quién defiende mis tejidos blandos de los golpes de las explosiones del alma de la lluvia sobre mi torso demasiado expuesto a los lobos a los hombres
a las mujeres de lluvia ácida

Si un rayo cayese en la mitad de este mensaje
mi mar olvidaría su destinatario aún feliz

Al borde del vacío las teclas vuelven
Los ángeles descascarados protegen los peldaños
Pero el pie se arrepiente de los cielos
Y yo al caer arriesgo
la más profunda de mis lenguas
Imagino una burka
negándome el fulgor en las rodillas

Me imagino devorando todas las hostias repitiendo hasta el cansancio el antiguo testamento un versículo una letra
que no siento en el cuerpo ni en las colinas de mi casa

Imagino un mar de trigo
Espero inútilmente
una nieve
una fe indestructible
Al darme cuenta del hueco
que ocupan esas cosas
pronuncio todo
como una descarga de fusil
sin blanco.

Sobre o Autor

Edith Goel: Poeta e artista plástica, professora e educadora. Argentina de nascimento e imigrada em Israel desde 1972. Graduada em Literatura Espanhola pela Universidade Hebraica de Jerusalém. Pós-graduada em Ciências da Informação pela Universidade de Haifa. Professora de Língua Espanhola, redação criativa e arte. Poeta em espanhol e hebraico e tradutora. Publicada, premiada, antologada e traduzida para o inglés, hebraico, francês, português, italiano, alemão e sueco.

Estudou Arte na Academia de Belas Artes de Florência, Itália e oficinas de artes com mestres notáveis em Israel como Iosef Hirsh, Dan Kriger e Aharon April e zen japonês Ishii Katsuo. Tem participado de numerosas exposições em Israel e no estrangeiro.

Veja sua galeria em: http://www.arteria.co.il/Edith/gallery_1.htm

< ÚLTIMA PUBLICAÇÃO | TODAS | PRÓXIMA>

LEIA MAIS


Participação Política: pequeno ensaio de antropologia política, por Henrique Chagas.

O Opus Magnum de José Saramago, por Fernanda Massebeuf.

Últimos post´s no Blog Verdes Trigos


Busca no VerdesTrigos